Tope y Cuña

Plumieres de MADERA, el encanto de los objetos tradicionales

Plumieres de MADERA, el encanto de los objetos tradicionales
Redescubre el encanto de las piezas tradicionales, decorativas y prácticas

16 de septiembre de 2013

Propiedades de la madera: propiedades físicas




Conocer la madera nos confiere una enorme ventaja a la hora de trabajar con ella. Para evitar complicaciones a la hora de realizar un trabajo es importante conocer las propiedades físicas de la madera


  • Homogeneidad: Hablamos de homogeneidad cuando la estructura y composición de las fibras resulta uniforme a lo largo de todas las partes del tronco. Encontramos ejemplos de maderas homogéneas en árboles como el manzano, el boj y el tilo. Por el contrario, son poco homogéneas las maderas que presentan un material muy diferente según el plano o la dirección que se considere. Es decir, hay especies que desarrollan grandes radios medulares, como la encina; otras presentan anillos de crecimiento con diferencias notables entre la madera temprana y la madera tardía, como es el caso del abeto.
  • Higroscopicidad o trabajo de la madera:  Se trata de la capacidad que tienen algunos materiales de absorber humedad de la atmósfera y retenerla en forma de agua líquida o vapor de agua. La madera absorbe o desprende humedad, según el medio natural en el que esté ubicada. En estos procesos de ambientación de la madera al entorno se pueden producir agrietamientos, alabeos o deformaciones. Estos procesos se denominarían trabajo de la madera.
  • Densidad o peso específico: Relación que existe entre el peso del cuerpo y el volumen, es decir, pesar más o menos en la misma unidad de volumen, consecuencia del espesor de las células que pueden ser más gruesas o más delgadas y que dan lugar a la densidad y peso. Esta relación está expresada en kilo/decímetros cúbicos o tonelada/ metro cúbico. Es decir, cuanto más pesa una madera, más lento ha sido su crecimiento. La utilidad de la madera para un fin determinado depende mucho de su densidad bruta. Influyen especialmente la resina, dureza y abrasión, así como la facilidad con que se trabaja y el secado. Así, las maderas ligeras serán maderas de tonos claros, blandas, poco nerviosas, poco resistentes pero elásticas, poco durables, fáciles de trabajar y tacto basto. Las maderas pesadas serán maderas oscuras, duras, nerviosas, muy resistentes, durables, difíciles de trabajar y con tacto fino.
  • Dureza: No estamos aludiendo aquí a la clasificación o tipología de maderas blandas y duras, sino a una característica que presenta aquella madera que no se puede golpear, abollar, rozar o partirla con facilidad, es decir, propiedad que indica la facilidad de penetración de cuerpos extraños en la superficie o a la abrasión.La dureza, como el resto de propiedades de la madera, variará según la dirección de la fibra. Por ejemplo, imaginemos que tenemos que elegir la tapa de una mesa. Para ello hay que tener en cuenta para qué va a ser empleada la mesa y así, buscaremos una madera dura que soporte impactos y peso sin abollarse ni rozarse. 
  • Flexibilidad o elasticidad y plasticidad:  Nos referimos a la flexibilidad o elasticidad de las maderas cuando tienen gran resistencia de flexión longitudinal, siendo difíciles de partir y resistiendo bien las presiones, es decir, propiedad que tienen algunas maderas de poderse curvar o doblar, en el sentido longitudinal sin romperse. El límite de la elasticidad de una madera será cuando por flexión aparezca una deformación permanente. Pongamos algunos ejemplos concretos: Si de lo que se trata es de fabricar un mango de hachas se buscará una madera dura que resista presiones y hendimientos, como puede ser el fresno. Otras maderas muy elásticas son el eucalipto y el alerce. Pero siempre hay que tener en cuenta que cuanto más joven sea la madera mayor flexibilidad tendrá. Por el contrario, las maderas viejas y secas no admiten ningún tipo de flexibilidad.
  • Facilidad para el pulido:  El pulido está en relación con el material con el que se trabaja. Cuando estamos ante una superficie de madera de tejido fino el pulido puede ser muy bueno, pues las superficies quedarán alisadas destacándose la veta y el propio color de la madera. Las maderas más aptas para el pulido son las madera duras, como pueden ser el nogal, cerezo o haya. Por el contrario, las maderas blandas no reciben bien este tipo de acabados, pues las fibras se separan o se levantan cuando se le aplica un pulimento.
  • Hendido (o hendibilidad): La hendibilidad es la facilidad de la madera de partirse en el sentido de la fibra, es decir, resistencia que presenta la madera a la abertura de su estructura al introducir una cuña en el sentido de sus fibras. Transversalmente a la fibra la madera no es hendible; por lo general, la madera se hienda más fácilmente en el sentido radial que el tangencial. Constituyen un inconveniente en el trabajo de carpintería y se deberá tener en cuenta a la hora de clavar objetos, como puntas u otros. Las maderas que carecen de nudos y tienen fibra larga tienden fácilmente a hendirse, como por ejemplo es el caso del abeto pino, alerce, roble o fresno. La madera verde siempre tiende a hendirse, más que la seca.
  • Duración: La vida de la madera depende de muchos factores, como por ejemplo el clima, la especie o el proceso a la hora del secado. De hecho, las alternancias de sequedad y humedad, junto con la intemperie, son sus principales causas de muerte. Al depender de factores externos a la propia madera, no hay una regla general por la cual pueda vivir más. Todo dependerá de un buen almacenaje y de un buen secado.La duración de la madera enterrada en el suelo depende de la calidad y naturaleza del terreno: en arena húmeda y arcillosa es donde más se mantiene viva la madera; los terrenos que no son válidos para estos enterramientos de madera son los terrenos secos y calizos. Por otra parte, la madera sumergida en agua corriente puede llegar a durar muchos años.
  • Conductibilidad: La madera es mala conductora del calor, como consecuencia de que los poros de la madera seca están llenos de aire y éste conduce mal el calor. Así, la madera está indicada para aplicaciones en que debe impedirse o retrasarse la emisión del calor, como por ejemplo en los suelos. 

Tope y Cuña | La madera, el material

No hay comentarios:

Publicar un comentario